has consumido demasiada marihuana

Diez señales de que has consumido demasiada marihuana

El cannabis es una sustancia extraordinariamente no tóxica, y resulta prácticamente imposible tener una sobredosis fatal por su causa. Sin embargo, resulta muy sencillo pasarse consumiendo cannabis, y los efectos, después de hacerlo, pueden ser desagradables y preocupantes, sobre todo para los consumidores que no tienen experiencia. A continuación, describimos las señales de advertencia de que se ha producido un consumo excesivo de cannabis.

La pálida/caída del azúcar en sangre

Se conoce bien el efecto del consumo de cannabis sobre los niveles de azúcar en la sangre. Para los consumidores sin experiencia, este efecto puede resultar terriblemente desagradable, y puede provocar una caída en los niveles de azúcar en la sangre que, a su vez, puede causar debilidad, malestar general o incluso una pérdida del conocimiento momentánea. Este fenómeno se conoce normalmente como “pálida”, debido a la palidez espectacular que se aprecia en las personas afectadas.

Si presentas síntomas de bajo nivel de azúcar en la sangre inmediatamente después del consumo de cannabis, tomar una bebida azucarada o comer algo es un remedio rápido y eficaz. Incluso si se produce la pérdida de conocimiento, suele durar sólo unos segundos, y a menos que se haya producido una lesión (por ejemplo, debido a una caída), el individuo no debería experimentar ningún efecto negativo a largo plazo. Se debe ayudar a la persona afectada a sentarse, proporcionarle una bebida azucarada o algo de comer, y debe permanecer sentada hasta que se haya pasado la sensación de temblores o el mareo. Comer algo más una hora después de estos episodios también ayudará a mantener los niveles de azúcar en la sangre.

Debilidad/temblores

Aunque el cannabis está demostrando ser un tratamiento muy valioso para enfermedades que causan temblores, como la esclerosis múltiple y la enfermedad de Parkinson, algunas personas descubren que, en realidad, el consumo del propio cannabis provoca temblores. Si bien no parece haber ningún estudio formal sobre este fenómeno, existen abundantes pruebas anecdóticas de personas que consumen cannabis antes de verse afectadas por sacudidas y temblores, que suelen durar sólo unos segundos, pero que pueden llegar a durar hasta media hora. Es posible que el cannabis cause temblores debido al efecto estimulante del THC en el sistema nervioso central, o a través de una interacción con el sistema de señalización dopaminérgico.

De forma un tanto parecida, los individuos que han desarrollado una dependencia del cannabis pueden experimentar síntomas de abstinencia cuando intentan dejar de consumir. Además de la sensación de irritabilidad, las náuseas y la falta de sueño, algunos también experimentan temblores en las extremidades (es decir, manos y pies). Es importante recordar que, mientras que los síntomas de abstinencia del THC son mucho menos graves y prolongados que con la heroína o el alcohol, sigue existiendo la posibilidad de volverse dependiente. Para evitarlo, resulta fundamental tomarse descansos regulares en el consumo para no desarrollar tolerancia.

Sequedad bucal

Experimentar sequedad bucal (o xerostimía) y de la garganta después de consumir cannabis es muy frecuente, y no suele hacer falta mucho cannabis para inducir este efecto. Sin embargo, durante una sesión de gran consumo, el efecto de sequedad bucal puede aumentar hasta volverse muy desagradable, hasta el punto en que casi da igual beber agua u otras bebidas.

El cannabis hace que los consumidores experimenten sequedad bucal debido a la presencia de receptores cannabinoides de tipo 1 y 2 en las glándulas submandibulares, que producen el 60-67% de la saliva de un individuo. Los agonistas cannabinoides, tales como el THC, se unen a los receptores glandulares y bloquean la acción de los compuestos que inducen la producción de saliva, tales como la norepinefrina y la metacolina, lo que resulta en una disminución en la secreción de saliva.

Si la sequedad bucal resulta desagradable, mantener la boca hidratada mitiga el problema hasta cierto punto. Para conseguir un alivio más completo, debería bastar con el uso de un emoliente (una sustancia que recubre la membrana mucosa con una “película” húmeda), diseñado para uso oral. Muchos medicamentos diferentes, de venta con receta, pueden hacer que los usuarios sufran sequedad en la boca, por lo que existen numerosos productos disponibles en el mercado para combatir el problema.

Paranoia
La paranoia y la ansiedad son dos efectos secundarios comunes de la intoxicación aguda de cannabis. A pesar de que generalmente se reducen en intensidad a medida que aumenta la tolerancia del consumidor, algunas personas pueden encontrarse con que estos síntomas se vuelven crónicos, y cada vez más problemáticos.

No todos los consumidores de cannabis se ven afectados de esta manera, de hecho, la investigación sugiere que si un individuo se siente ansioso, deprimido o sufre de baja autoestima antes de consumir cannabis, es más propenso a experimentar paranoia tras el consumo de cannabis. Sin embargo, el THC desempeña un papel al intensificar estas emociones. En un estudio realizado en 121 participantes de entre 21 a 50 años, de los que a un tercio se les administró placebo, y a dos tercios THC, el 30% del grupo al que se administró placebo experimentó paranoia, comparado con el 50% del grupo al que se administró THC. El estudio también reveló que la sensación de paranoia se reducía, gradualmente, a medida que el THC se metabolizaba y salía de la corriente sanguínea.

Si sufres paranoia después de consumir cannabis, asegúrate de esperar un período considerable de tiempo antes de volver a consumir, y disminuye la dosis para permanecer dentro de límites seguros. Asegurarse de que el entorno es agradable y está libre de estrés, y de que uno se siente tranquilo y en calma, también tiene mucho que ver con la mitigación de la sensación de paranoia.

Psicosis

La psicosis es un término amplio utilizado para referirse indistintamente a alteraciones leves a alteraciones diarias en la conducta y en los patrones de pensamiento, hasta a la disfunción sensorial y conductual extrema. Es un término genérico que implica una pérdida de contacto con la realidad.

Debido a los malentendidos y a las inconsistencias en cuanto a cómo se aplica el término, sigue habiendo mucha confusión sobre la existencia de psicosis inducida por el consumo de cannabis, con algunos estudios que concluyen su inexistencia, y otros que concluyen lo contrario. Otros sugieren que el cannabis no provoca psicosis por sí mismo, pero puede actuar como desencadenante de condiciones psicóticas subyacentes, tales como la esquizofrenia.

Sea cual sea el término correcto para el fenómeno, ciertamente parece haber un conjunto de síntomas similares que afectan a ciertas personas tras un consumo prolongado y fuerte de cannabis. Además de la paranoia, estos síntomas pueden incluir ansiedad social extrema, ataques de pánico, e incluso delirios (las creencias irracionales son muy comunes, como creer que todo el mundo “percibe” la propia incomodidad en un entorno social). Por lo general, estos síntomas se reducen en gravedad y desaparecen, finalmente, pocas semanas o meses después de dejar de consumir cannabis, aunque en algunos individuos, pueden ser el preludio de problemas psicológicos persistentes o recurrentes.

Aparte de los propios sintomas que puede alterar los sentidos, hay otros que estan ligados más a la propia actitud del consumidor. Si te encuentras en alguna de estas situaciones, tal vez es hora de tomar un descanso y volver a evaluar tu consumo de marihuana recreativa.
Estas evadiendo tus responsabilidades

Ser un consumidor responsable de cannabis significa que el uso personal de marihuana no afecta negativamente el cumplimiento de las responsabilidades en el trabajo, en la escuela, como padre, compañero de cuarto y cónyuge. Cuando llamas repetidamente al trabajo reportándote enfermo sin estarlo, faltas a la escuela o decepcionas a alguien que estaba contando contigo porque prefieres estar “colocado”, no solo estas comprometiendo tu propia vida sino que estas contribuyendo a los estereotipos negativos respecto de los fumadores de marihuana, lo que finalmente nos afecta a todos nosotros y nuestra causa en la lucha por la legalización.

No puedes sacar esa tos sibilante.

Mientras que fumar marihuana no es la puerta de entrada mortal y peligrosa a la heroína como los guerreros antidrogas dicen que es, sí­ es peligrosa la inhalación de humo. De seguro, no tendrás el mismo riesgo de cáncer de pulmón y enfermedad pulmonar obstructiva crónica que un fumador de cigarrillos, pero el uso frecuente de marihuana fumada puede provocar irritación de la garganta y los pulmones. Considera la posibilidad de cambiar a la vaporización o el uso de comestibles hasta que tus pulmones puedan recuperarse.

Estás raspando resina de tus instrumentos para fumar.

Todos hemos estado -sin hierba y sin posibilidad de conseguir más- por lo que tomamos un cuchillo para las pipas y bongs y raspamos la mayor cantidad de resina posible para fumar. Por desgracia, lo que queda en la resina después de que se quema un cogollo son en su mayoría todas las cosas malas como el alquitrán y casi ninguna de las cosas buenas como el THC. Puede que te sientas como si estuvieras colocado, pero lo que realmente pasa es que te estas asfixiando en el humo nocivo.

No estás consiguiendo efecto al fumar

La marihuana es como la mayoría de las drogas en el sentido de que un uso excesivamente continuo puede dar lugar a una tolerancia en los efectos del fármaco. Al inicio solo necesitabas una leve inhalada del porro, luego un par de bocanadas, luego un porro completo, y ahora realmente no consigues colocarte a menos que consumas resinas poderosas, y así­ un continuo. Eso está bien si quieres gastar el dinero como un marinero con permiso en tierra, pero si quieres ahorrar algo de dinero, sólo afloja un poco. Incluso teniendo sólo un día o una semana de descanso del cannabis, puedes restablecer tus receptores cannabinoides internos para apreciar mejor las cantidades más pequeñas.

Te olvidas de que vas fumar marihuana.

¿Alguna vez has estado tan colocado hasta el punto de encontrarte ­ sentado con una pipa en la mano, la hierba en la mesa, y haber olvidado por completo que estabas a punto de hacer? -Es tiempo para un descanso, amigo.-

FUENTE

comprar semillas de cannabis por internet

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “Diez señales de que has consumido demasiada marihuana”

Uso de cookies

ESTE SITIO WEB ES PARA MAYORES DE 18 AÑOS. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies