La actualidad del mundo del cannabis
La actualidad del mundo del cannabis
marihuana milagrosa

Marihuana milagrosa. El cannabis salvó a mi niña de la muerte

A los ocho meses de edad y con un desorden genético poco común, Sadie Higuera llegó a sufrir hasta 300 ataques epilépticos por día. Por su parte, los doctores le contaban los minutos para morir e inclusive le ofrecieron a los padres de la menor terminar con su vida.

Después de haber agotado todo los recursos de la medicina convencional y en su desesperación por mantenerla viva, Damaris y Brian Higuera, padres de la menor, optaron por medicarle marihuana.

Hoy en día, mientras la familia Higuera celebra el cumpleaños número tres de Sadie así como su entrada al kínder, la Agencia de Control de Drogas  (DEA) anunció en agosto que la marihuana seguirá siendo una droga de Clase 1, o sea que no tiene «ningún uso o propósito médico”, lo que la caracteriza aún más peligrosa que la cocaína.

Sin embargo, para los padres de Sadie esta hierba es un milagro medicinal cuya prueba está en la sonrisa de su hija.

“Nadie, ni los que hacen las leyes, ni los doctores pueden juzgarnos por darle este medicamento a mi niña, ya que ellos mismos nos mandaron a matarla cuando no le vieron solución a su enfermedad”, dice Brian.

Un  diagnostico sin esperanza

Damaris sufría de infertilidad y había estado bajo tratamiento para concebir. Sadie sería la tercera alegría en el hogar.

“Todo iba muy bien hasta que a los cinco meses los doctores nos dijeron que algo estaba mal en mi bebé. Su cerebro no estaba bien formado y sus riñones estaban llenos de agua”, dice Damaris.

Sin saber qué era lo que la niña tenía, los doctores le propusieron a la familia el aborto. Los Higuera declinaron la recomendación y siguieron con el embarazo.

El 4 de mayo del 2013 nació Sadie. Los siguientes tres meses se la pasaría en el hospital entre medicamentos y exámenes para luego regresar al hogar sin un diagnóstico claro.

“Nos dijeron, aquí está su niña. Ámenla y disfrútenla el tiempo que se pueda porque no sabemos qué tiene y puede morir en cualquier momento”,  recuerda Damaris.

La familia viajó a la Clínica Mayo, en Minnesota, en busca de una respuesta a la enfermedad de la menor, donde fue diagnosticada con el Síndrome de Schinzel-Giedion, una enfermedad con menos de 60 casos desde 1975 a nivel mundial y la cual se caracteriza por displasia esquelética y mal funcionamiento de los riñones.

Sadie había desarrollado varios tumores y tenía unos meses de vida, según los expertos. A sus ocho meses de edad, la menor tenía alrededor de 10 medicamentos y esteroides para controlar la epilepsia, los espamos, el dolor, las infecciones y los daños al hígado y riñones.

“Sufría de 200 a 300 ataques de epilepsia por día, su corazón ya estaba muy débil. Mi hija se la pasaba sedada sin poder abrir los ojos”, dice Damaris.

Una dosis de vida

Sin más ayuda médica, Brian empezó a contemplar la marihuana líquida como terapia.

“Le llamaba a los dispensarios y me colgaban, otros no creían lo que la familia estaba atravesando. Nadie me quería prescribir droga para mi hija por ser tan pequeña, hasta que llegamos a San Diego Centric Wellness, una clínica holística en San Diego”, dice Brian.

Ese mismo día, Brian le administró las gotas de marihuana conocida como CBD, que vienen de la compañía HempMeds, localizada en el mismo condado.

Las gotas le fueron administradas a la menor debajo de la lengua y a través del tubo que usa para comer. En menos de una hora “ya había dejado de tener epilepsias”.

Cuando Damaris vio el resultado se echó a llorar de alegria: “Por primera vez mi niña me veía. Me apretaba los dedos. La marihuana le devolvió la vida”, enfatiza la oriunda de Guadalajara, M éxico.

“Agora Sadie tiene de dos a tres ataques de epilepsia a la semana, pero está consciente y sus tumores desaparecieron. Ella se enoja, se pone contenta, le gusta música, le gusta salir a la calle. Es como cualquier otra niña. Algo que las medicinas nunca me dieron”, dice Damaris.

Tratamiento o agravante

En la actualidad, la marihuana se encuentra entre las cinco drogas más peligrosas, de la nación, según la DEA.

La marihuana está clasificada en la Lista I, un rango reservado para las drogas de mayor abuso potencial y sin valor medicinal como la heroína, el éxtasis y el LSD. Por su parte, la cocaína y la metanfetamina se encuentra en un rango menor en la Lista II.

La familia Higuera le da una dosis a Sadie dos veces al día y el costo del componente es alrededor de 1,400 dólares al mes.

Garyn Angel, experto internacional sobre la hierba y quien aboga por la legalización de la droga en 25 estados, sostiene que “a la hierba se le pueden extraer componentes que producen efectos positivos en algunas enfermedades”.

“La planta no es tóxica y puede ayudar a mucha gente. Nadie se ha muerto de sobredosis de marihuana”, agrega.

Para Ilan Shapiro,  director médico de educación y bienestar para AltaMed, los pediatras no pueden recomendar la marihuana como cura o tratamiento.

“Por ahora no hay suficientes estudios con pruebas suficientes, estadísticas y testimonios para recomendar la marihuana en niños. Somos más conservadores porque la vemos potencialmente dañina”, dice Shapiro.

“Tal vez en un futuro cercano y con más estudios, se tengo claro sus efectos a largo plazo para su uso regular. Por ahora tenemos otros medicamentos convencionales que ya han pasado esas pruebas de rigor científicas”, sostiene.

Las leyes

Por el momento, el cannabis para uso médico es legal en 25 estados, incluido California. La marihuana para uso recreativo es legal en Alaska, Colorado, Oregón, Washington y el Distrito de Culumbia.

Sin embargo, en las elecciones de noviembre, los californianos decidirán sobre el futuro de una medida que legalizaría esta hierba para uso recreativo para los adultos arriba de 21 años de edad.
Se estima que alrededor de 1. 2 millones de persona en Estados Unidos tienen la tarjeta para comprar la marihuana, entre estos hay menores de edad que la usan para la epilepsia, el cáncer y el autismo. No hay una estadística que indique cuántos niños usan marihuana como tratamiento, pero según The Huffinton Post, Colorado cuenta con unos 180 menores con epilepsia extrema que la usan.

En la actualidad Brian y Damiris abogan para que la marihuana  para uso médico sea legal en Estados Unidos.

El futuro de Sadie es incierto, por lo que sus padres disfrutan de la niña día a día.

“Nos han dicho que Sadie está en etapa terminal tantas veces, pero quién no lo está… ¿acaso alguien nos puede garantizar que vamos a vivir mañana?”, dice Damaris mientras sostiene a Sadie en los brazos.

Legal para uso medicinal:

Alaska
Arizona
California
Colorado
Connecticut
Delaware
Hawaii
Illinois
Maine
Maryland
Massachusetts
Michigan
Minnesota
Montana
Nevada
New Hampshire
New Jersey
New Mexico
New York
Oregon
Ohio
Pennsylvania
Rhode Island
Vermont

FUENTE

comprar semillas de marihuana feminizadas y autoflorecientes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

ESTE SITIO WEB ES PARA MAYORES DE 18 AÑOS. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies