consumo de cannabis en jubilados

Aumenta el consumo de cannabis entre los jubilados

Sin que sea legal y en pleno proceso de que sea aprobada para su uso medicinal, son más los adultos que se inician en el consumo para paliar dolencias.

Aprender a armar un faso, tal como lo llaman coloquialmente, no resultó simple para Rosa Calera, pero su nieta le dio tips para que lo logre. «Practicaba pero no me salía. Lo consumo en aceite y listo. O espero que vengan mis nietos y me den uno armado», cuenta simpática. Ella es una mujer que celebra sus 72 amaneceres pero lamenta su reuma. Pese a que su médico le recetó distintos medicamentos ella se anima a las alternativas. Para el dolor de cabeza, estrés, molestias musculares, problemas respiratorios y epilepsia se recomienda el consumo de THC y son más los adultos mayores que se animan al consumo de cannabis. La apertura mental y las ganas de probar alternativas es notable en una generación que se aleja del cuestionamiento.

Una nueva comunidad de consumidores de THC crece a nivel nacional. Son más las agrupaciones de cultivadores de la planta «ilegal» que experimentan y aplican su uso con fines medicinales. Lo llamativo es que abundan las personas mayores de 50 años que se suman a la tendencia de «curar con cannabis».

«No existe una estadística, pero se nota el consumo y pedidos de ayuda para cultivar. No lo hacen para divertirse y nada más. Buscan sanar», dice a BigBang Martín Cerro, administrador de un grupo privado de cultivadores de cannabis donde hay más de mil usuarios registrados.

Y nada es casual, ya que el tema está tomando fuerza, incluso desde el gobierno. En la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados de la Nación se aprobó por unanimidad el proyecto de la diputada del Partido Socialista, Gabriela Troiano, para la investigación y producción de cannabis medicinal en las universidades nacionales.

LA HISTORIA DEL DOCTOR
El doctor Marcelo Morante, oriundo de Necochea y profesor de la Universidad Nacional de La Plata fue designado como el encargado de investigar los efectos terapéuticos del cannabis. Sufrió de cerca un problema de salud que atravesó su hermana, el mismo por el que murió su madre: un tumor cerebral. Ambas padecieron convulsiones y se puso a investigar nuevas formas de aliviar los dolores de los pacientes. Su estudio del tema lo llevó a promover el uso medicinal de la marihuana, algo que las leyes argentinas no permiten por tratarse de una droga penalizada.

La búsqueda de Morante lo llevó hacia Canadá. Allí se encontró con Mark Ware, un especialista en medicina del dolor del Hospital General de Montreal, por lo que pudo mostrarle casos de pacientes oncológicos, en tratamientos de quimioterapia, que reducen sus dolencias mediante tratamientos médicos con marihuana.

Morante volvió convencido de que Argentina se debe un debate profundo sobre el rol de las drogas en la medicina. Y en la actualidad asesora y participa activamente en la capacitación sobre el tema junto a los distintas agrupaciones de cultivadores. Son pequeños pasos que buscan llegar al objetivo final de la legalidad de la planta para uso medicinal y en paciente de  todas las edades.

LOS PACIENTES
Carlos Rodríguez, a sus 61 años, se enteró que tenía cáncer de pulmón y debía recibir quimioterapia. «Mis médicos me pidieron que esté tranquilo, que sería complejo el tratamiento. El dolor de cuerpo no lo soportaba, me agota la ingesta de distintas sustancias que están combatiendo los tumores, pero necesitaba algo que me haga sentir bien mientras esperaba que mi cuerpo le gane a ese mal y el cannabis me ayudó», repasa su historia. Carlos no lo fuma, lo consume en té y dice que la idea se la dio su hija.

«El dolor de cuerpo no lo soportaba, me agota la ingesta de distintas sustancias que están combatiendo los tumores
«Ella consume y pese a que no le decíamos nada, no me sentía a gusto con que lo haga. Cuando me propone probar para alivianar el dolor dudé en aceptar. Me negué pero terminó convenciéndome. Me informé, hablé con personas en situaciones similares y me lancé a la aventura y me fue muy bien. Tengo otro ánimo y mi cuerpo responde mejor. Me interesa que se investigue más y sea una opción legal para todos», sostiene. Su opinión es un ejemplo de que se puede cambiar un pensamiento. No estaba de acuerdo, se informó, probó y se sintió bien.

Ya la tercera edad no es la misma que en tiempos pasados. Los adultos mayores se animan a probar nuevas formas de alimentación, actividades y hasta medicina alternativa. Esto mismo se refleja en países donde incluso esta legalizado el consumo con fines recreativos. Todo a espaldas de la ley, ya que no esta regulado el consumo, pese a los reiterados e insistentes pedidos de tratamiento del tema.

En cambio, lo mismo sucede en sitios donde está permitido su consumo. En diversos estados de los EE.UU. se produjo una reducción progresiva del número de consumidores por recreación y aumentó el consumo terapéutico año a año hasta situarse en 2016 en un 9,5% cuando en el 2001 era de un 4,1%.

En un país con 316 millones de habitantes, que los consumidores habituales de cannabis sea de 31 millones, es un dato increíble.  Recientemente un grupo de investigadores de la Universidad de Georgia, en Estados Unidos, admitieron que desde la legalización del cannabis medicinal el gasto farmacéutico de medicamentos con receta disminuyó. Los resultados de un estudio publicado en la revista Health Affairs señalan que el ahorro llega a los 165 millones de euros durante el año 2013 y sólo en los 17 estados y el distrito de Columbia, donde ya han dado luz verde al consumo de cannabis medicinal.

«Mi abuela de 90 años le pone cannabis a su mate de todas las mañanas, dice que mejoro su visión»
El estudio muestra como en estos estados son muchas las personas que recurren al consumo de cannabis como una alternativa a determinados medicamentos con receta para los trastornos del sueño o algunos tipos de dolores, aumentando más el consumo en pacientes médicos que en personas que buscan su uso lúdico.

«Mi abuela de 90 años le pone marihuana a su mate de todas las mañanas. Dice que mejoró su visión!», dice María Revelen en su muro de Facebook al compartir un artículo sobre el tema. A su comentario se sumaron otros usuarios, incluso médicos.

La espera de la legalidad es más bien un discurso, ya que nada detiene el consumo y la iniciación con fines medicinales.

FUENTE

comprar semillas de marihuana feminizadas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “Aumenta el consumo de cannabis entre los jubilados”

Uso de cookies

ESTE SITIO WEB ES PARA MAYORES DE 18 AÑOS. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies